¿Qué es una economía sustentable?

econ sustentable 4

Dicho de manera simple, la economía sustentable es aquella que dura, aquella que no lleva en su misma práctica las causas de su propia destrucción. La economía industrial actual definitivamente lleva en sí las simientes de su propia destrucción. (Por James Hurd Nixon)

 

El capital social y medioambiental

 

Todas las personas decentes vinculadas a los negocios, y los activistas que laboran en las comunidades alrededor del mundo, saben que los negocios, economías y comunidades necesitan vivir a costa de los ingresos corrientes. Un negocio, economía, o comunidad que sistemáticamente vive a costa de su capital eventualmente irá a la quiebra. Esto se entiende bien cuando se trata del capital económico, pero también es una verdad para el capital social y el medioambiental.

 

En alto grado, la economía industrial del siglo XX ha estado basada en la generación de capital económico, a expensas del medioambiental y social, de ahí que la mayoría de los pobladores de este planeta se hayan visto privados de ser sus representantes económicos, y el medioambiente se encuentre severamente dañado en muchas formas.

 

Es axiomático que la economía humana está basada en la participación de las personas. De hecho, el propósito de la economía humana es proveer el fundamento económico para una sociedad segura, saludable y próspera. Una economía que sistemáticamente se debilita, o destruye a las personas que participan en ella –su capital social—, eventualmente se autodestruirá.

 

Es también axiomático que la economía humana existe dentro del ambiente natural que establece las condiciones esenciales para su supervivencia como economía humana. Una economía humana que sistemáticamente destruye aquellos aspectos clave de la ecología natural –su capital medioambiental incluyendo aire, agua y suelos abundantes y limpios, biodiversidad e integridad ecológica—eventualmente se autodestruirá.

 

Una economía sustentable que logra sobrevivir a largos períodos de tiempo necesita construir más que diezmar, no sólo su capital económico, sino su capital social y medioambiental también.

Esto sugiere que el verdadero desarrollo económico deberá estar vinculado a la equidad social y la responsabilidad medioambiental. Desde este punto de vista, un desarrollo sustentable puede ser identificado al evaluar las acciones propuestas, sobre la base de si produce las “EME” (1): Economía próspera (Economy), Medioambiente con calidad (Environment), y Equidad social (Equity)

 

Las EME se retroalimentan entre sí. El desarrollo sustentable es como una plataforma que se sostiene sobre estos tres pilotes. Si uno de ellos falta, la plataforma se desplomará.

Las empresas orientadas solamente hacia la primera “E”, de prosperidad económica, se han tornado muy poderosas. Han sido los instrumentos organizativos de la revolución industrial, y han cosechado sus beneficios. Al hacerlo, también han causado muchos de los trastornos medioambientales y sociales del mundo, conduciendo al declinar de esencialmente todos los sistemas vivos del planeta, y a la mayoría de las poblaciones que en él viven en pobreza.

No obstante, como bien formula Paul Hawken en su Ecología del Comercio (Ecology of Commerce), la riqueza y el poder de las empresas del sector privado pueden desempeñar un papel principal en una nueva revolución que saque al planeta y a las sociedades fuera del colapso, y las conduzca hacia la restauración y la sostenibilidad. Pero, ¿cómo serían estas empresas?

 

econ sustentable 5

 

El doble balance

 

Por supuesto, para sobrevivir, no ya para prosperar, las empresas deberán ser exitosas financieramente, rentables y prosperar económicamente. Ese es el primer balance. No obstante, una economía sustentable está basada en empresas que sólo reconocen la importancia del segundo balance, el social y medioambiental. Estas empresas buscan establecer buenas relaciones con todos los que participan en ellas, incluyendo los accionistas, ejecutivos, fuerza laboral, clientes, proveedores, comunidades donde operan, el medioambiente al que afectan, y las ONGs que representan a esas comunidades y a ese medioambiente.

 

Como hemos visto, existen suficientes evidencias para decir que las empresas más fuertes son aquellas que están a la altura de ambos balances, y que un número cada vez más creciente tanto de empresas pequeñas como grandes, ya establecidas o nuevas, están intentando llevar a cabo ambos balances y de dar cuenta sobre ellos. Se está redefiniendo el concepto de rentabilidad para incluir en él los factores económicos, sociales y medioambientales para así construir los tres tipos de capital.

 

Intuitivamente esto tiene sentido. A los negocios les deberá ir mejor financieramente si desde el punto de vista fiscal les va bien, mientras producen servicios y productos de alta calidad, tratan bien a trabajadores y clientes, y benefician a las comunidades y al medioambiente. Les deberá ir peor si producen productos y servicios de mala calidad, explotan a trabajadores y clientes, dañan a las comunidades y contaminan el medioambiente.

 

Desde ese punto de vista, la revolución sustentable no estará sólo en el interés de la sociedad y del medioambiente en el largo plazo, sino estará también en el propio interés financiero de las corporaciones.

 

econ sustentable

 

La ciencia que respalda al desarrollo sustentable

 

La idea de una economía sustentable está enraizada en una comprensión científica del planeta, como un ecosistema que fija el contexto y establece las leyes que en última instancia regulan la supervivencia de la actividad humana. Así como la ciencia establece las causas y efectos medioambientales, así a acciones gubernamentales apropiadas le deberán seguir las consecuentes adaptaciones tecnológicas. Los clorofluorocarbonos (CFCs) y los gases de efecto invernadero son claros ejemplos a señalar.

 

Los CFCs son combinaciones químicas relativamente benignas si se las compara con su interacción sobre las personas y el entorno de la superficie del planeta. No obstante, en la atmósfera superior provocan daños en la capa de ozono con elevados resultados cancerígenos fatales. No existe ningún debate científico sobre estos hechos, los cuales condujeron a la eliminación de los CFCs en el Protocolo de Montreal y a la transformación de las tecnologías para la refrigeración.

 

Los climatólogos más importantes del mundo aseguraron que el fracaso en la reducción de los efectos de gases invernadero, al menos en un 60 %, conducirá a inundaciones en zonas costeras y a situaciones extremas en las condiciones del tiempo. En respuesta a estos científicos, los líderes de las naciones del orbe adoptaron el Protocolo de Kyoto para establecer metas nacionales en la reducción de las emisiones de dióxido de carbono por debajo de los niveles de 1990. La revolución industrial ha estado sustentada por tecnologías basadas en fósiles energéticos de consecuencias graves por la emisión de gases invernadero.

 

La revolución sustentable requiere la retirada progresiva de los parques tecnológicos basados en CFCs, y la terminación del uso de energías fósiles y otras tecnologías que dañan el sistema ecológico del planeta. No obstante, la naturaleza va más allá, sólo al mostrarnos lo qué no debemos hacer.

 

econ sustentable 6

 

Aprendiendo de la naturaleza

 

La manera en que la naturaleza actúa puede utilizarse para guiar el desarrollo tecnológico. Como señala el arquitecto William Mc Donough, la naturaleza es cíclica, está exquisitamente balanceada con sutiles giros que nos retroalimentan. No existen desperdicios en ella. El “desperdicio” de un organismo es el alimento de otro.

 

La fuerza de los sistemas vivos de la naturaleza les viene dada de la energía solar. La distancia que la energía solar recorre desde el Sol a la Tierra, le sirve para filtrar la mayor parte de sus efectos secundarios. La naturaleza produce una diversidad fascinante. Existe un amplio rango de organismos que se adaptan a las condiciones ecológicas cambiantes.

 

Estos principios naturales le demuestran a la humanidad vías para producir tecnologías sin desechos, alimentadas por energías renovables, adaptadas a condiciones diversas, que trabajen en armonía con el sistema del planeta, que conduzcan a lo que Ernest Lowe, director de la División de Desarrollo Ecológico de Sustainable Systems Inc., caracterizó como “el desarrollo eco industrial”.

 

Las diferentes tecnologías orientadas hacia la sustentabilidad incluyen:

  • Productos diseñados sobre la base de ciclos perdurables, “de la cuna a la cuna”, que alcancen una alta calidad, larga vida, puedan ser reparados, re-utilizarse, ser reciclados y al final se pueda disponer de ellos de manera apropiada.
  • Proceso y distribución de una producción sensible a la salud y al medioambiente, que evite la contaminación, elimine los desechos dañinos, minimice el embalaje y controle la posibilidad de accidentes medioambientales.
  • Conservación de la energía y su generación, a partir de fuentes renovables tales como, el sol, viento y la biomasa.
  • Tecnologías que prevengan la contaminación, al eliminar la contaminación del aire/agua/suelos, y estimulen la restauración de pantanos y otros ambientes naturales.
  • Procesos y tecnologías de administración de desechos eco-industriales, no contaminantes, no bioxidantes, ubicados de manera que no segreguen a las comunidades.
  • Edificios verdes diseñados y construidos para ser eficientes energéticamente, saludables, a prueba de temblores de tierra y de fuegos, apropiados para trabajar y estimulantes a la productividad.
  • Ubicaciones eficientes, residencias asequibles, cercanas a los lugares de trabajo y centros comerciales para estimular a la comunidad y evitar los viajes entre hogares y centros de trabajo.
  • Utilización múltiple de recursos, ingresos múltiples y desarrollo orientado hacia el transporte.
  • Transporte propulsado por fuentes de energía renovables y no contaminantes, que enfatice el uso del transporte público, ferrocarriles, bicicletas y vehículos eléctricos.
  • Tecnologías de la información que hagan posible cada vez más la sustitución de una información móvil, por la movilidad de las personas y las cosas.
  • Productos alimentarios orgánicos, que además aumenten la calidad de los suelos, conserven el agua y la energía, y eliminen los pesticidas químicos y fertilizantes.
  • Sistemas de salud holísticos, financiados equitativamente, que promuevan la prevención de enfermedades mediante la educación para la salud y la adaptación a un nuevo sistema de vida.

 

Notas

[1] El autor lo denomina como las tres “E”, en un juego de palabras con los vocablos en inglés, Economy, Environment, y Equity. [N. de la T.]

 

Fuente: http://www.revistafuturos.info/futuros_6/futuro_ds_2.htm

Comentarios

  1. JOSEFINA

    me parece interesante, estoy escribiendo un modelo de desarrollo basado en la sustentabilidad un modelo diseñado para mi Pais, pero a lo mejor otros lo pondra en accion ya que las politicas economicas no dependen de uno, sino de los que controlan a los paises.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *