Día internacional de la salud sexual y reproductiva – 4 de Septiembre

prevención

Un “enfoque positivo y respetuoso de la sexualidad y las relaciones sexuales, así como la posibilidad de tener relaciones sexuales placenteras y seguras, libres de coerción, discriminación y violencia” son, según la Organización Mundial de la Salud (OMS) requisitos imprescindibles para gozar de salud sexual.

 

Bajo el lema “El bienestar de la sexualidad” cada 4 de Septiembre se conmemora el día internacional de la salud sexual y reproductiva. Este concepto se acuñó en la Conferencia sobre Población y Desarrollo que, bajo el auspicio de Naciones Unidos, tuvo lugar en El Cairo en 1994. Para poder gozar de salud sexual, recuerda la OMS, es imprescindible que se respeten los derechos sexuales y reproductivos de todas las personas, entre los que se incluye el derecho a decidir el número y espaciamiento de los hijos e hijas.

 

Sin embargo, en los países en desarrollo unos 222 millones de mujeres desean decidir cuántos hijos tener y en qué momento pero no utilizan ningún método anticonceptivo, recuerda el propio organismo. Según la asociación feminista Mujeres Ante el Congreso, un 38% de los 210 millones de embarazos anuales no son planeados y un 49% de los abortos inducidos que se realizan son inseguros, ya sea por practicarlos personas sin los conocimientos necesarios o por no contar con unas condiciones higiénicas adecuadas.

 

La comunidad LGTB

 

La homofobia y la transfobia son un impedimento directo para poder disfrutar de “un estado de bienestar físico, emocional, mental y social relacionado con la sexualidad”, señala la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales (FELGTB). La salud sexual, más que la mera ausencia de enfermedad, implica una vivencia de la sexualidad libre del miedo a la coerción, discriminación o violencia.

La FELGTB denuncia la vulneración de derechos sexuales que, en su opinión, se produce desde el propio ámbito institucional. A la ausencia de educación sexual en los planes educativos se une la “previsible exclusión de las mujeres lesbianas y bisexuales de los procesos de reproducción asistida” o la retirada, “por motivos puramente económicos”, de un medicamento utilizado por los hombres transexuales.

 

Uno de los ámbitos relacionados con la salud sexual donde con más fuerza se han sentido los recortes económicos es la prevención del VIH y otras infecciones de transmisión sexual (ITS) lo que, según FELGTB, “amenaza seriamente la sexualidad de las personas LGTB”. Esta labor de atención la realizan principalmente ONG y asociaciones que, en los últimos años, han visto reducido drásticamente el presupuesto que les asigna el gobierno para este fin.

 

La Coordinadora estatal de VIH y sida (CESIDA) considera que la mejor herramienta para la prevención de esta ITS es “la educación sexual libre de prejuicios”. Su presidente, Juan Ramón Barrios, recuerda que “para garantizar el desarrollo humano es necesario asegurar los derechos sexuales de toda la ciudadanía, y avanzar hacia una sociedad sana sexualmente es avanzar en la lucha contra la transmisión del VIH”.

 

Fuente: La Marea

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *